#26
Ciudades inteligentes

25 Nov 2019
Editorial
Durante años el concepto Smart City tuvo una fuerte connotación negativa, como si sólo fuera una apuesta del capitalismo tecnológico sin más y sin capacidad de repensar la ciudad para hacerla colectivamente mejor. Últimamente parece que el concepto, gastado, se haya vaciado de potencialidad transformadora. Y ni lo uno ni lo otro. Porque cuando hablamos de Ciudades Inteligentes no hacemos otra cosa que explorar acciones de intervención meditada a través de las nuevas tecnologías y ahora en especial de las tecnologías digitales. Las ciudades inteligentes son el mundo de mañana porque cada vez habrá más urbanitas y este paradigma pretende explorar mecanismos para que allí se pueda vivir mejor. Y vivir mejor significa repensar desde el urbanismo a la movilidad, desde la salud a la gestión de la comunidad de un edificio o una manzana del Eixample. Y solidificar estas propuestas puede permitir, al mismo tiempo, regenerar el tejido económico catalán, que ya cuenta con una base potente para poder jugar con fuerza a la liga competitiva sobre cómo diseñar las ciudades del futuro.

Suscríbete al boletín de El món de demà y recibe cada quince días nuestro sumario de artículos.