Conectando nuestra diáspora de talento al mundo

Director de Programas Globales de SciTech DiploHub. Investigador en biomedicina y políticas públicas basadas en la evidencia. Graduado en Ciencias Biomédicas

El conocimiento, el talento y la innovación son activos transfronterizos. Hoy tanto la actividad investigadora como la empresarial se caracterizan por una cadena de valor altamente internacionalizada. Grupos de investigación y empresas tecnológicas compiten y colaboran en mercados globales, participan en proyectos de escala internacional y atraen talento de todo el mundo. A modo de ejemplo, el nuevo supercomputador Starlife –iniciativa coordinada entre el IRB Barcelona, el Centro Nacional de Supercomputación y el Centro de Regulación Genómica– prestará servicios a investigadores de todo el mundo a través del Archivo Europeo del Genoma-Fenoma, que almacena datos de 100.000 personas procedentes de 200 centros internacionales, y constituye un recurso fundamental para el avance de la medicina personalizada. Otro ejemplo es la empresa Proteodesign, una spin-off de la Universidad de Princeton establecida en el Parque Científico de Barcelona que desarrolla nuevas inmunoterapias personalizadas contra el cáncer.

Hoy la movilidad destaca como indicador de intercambio científico, cultural y empresarial. Las universidades, escuelas de negocios e institutos de investigación catalanes reciben a un gran número de estudiantes e investigadores extranjeros. Nuestra diáspora ocupa posiciones destacadas en universidades como Harvard, Oxford y MIT, instituciones como la NASA y la Comisión Europea o empresas tecnológicas como Facebook, Google o Microsoft. Son los alumni de nuestro sistema del conocimiento.

¿Què significa retener talento?

La nueva economía del conocimiento y las cadenas de valor globales requieren redefinir el concepto de retención de talento. Retener el talento en el siglo XXI ya no implica retenerlo físicamente sino mantenerlo conectado, allí donde se encuentra, entre sí y con Barcelona. En este sentido, países de nuestro entorno que son referentes por su apuesta por la innovación y su compromiso con los retos globales, han desarrollado redes para poner en contacto a los profesionales formados en sus universidades y centros de investigación. Es el caso de Holanda, Australia, Suiza o Dinamarca. Son países que entienden la ciencia y la tecnología como pilares fundamentales de su estrategia geopolítica, creando instrumentos de diplomacia científica para la interlocución entre su sistema del conocimiento y la acción exterior e incorporando esta nueva dimensión a su relato internacional.

Se ha creado la primera red internacional de investigadores y emprendedores de cualquier origen y formados en Barcelona

En este nuevo contexto, el rol de la diáspora de científicos y emprendedores tecnológicos adquiere una relevancia primordial. Nuestros alumni son embajadores del ecosistema de innovación y educación, comunicadores interculturales y agentes de promoción económica y comercial. Nos ayudan a entender mejor sectores estratégicos, así como a identificar y fomentar nuevas colaboraciones.

Barcelona Alumni

Con el objetivo de identificar, conectar y capacitar nuestro talento internacional nació Barcelona Alumni. Es la primera gran red internacional de investigadores científicos, emprendedores y expertos en tecnología de cualquier origen y formados en Barcelona, y su objetivo reside en posicionar el ecosistema del conocimiento de la ciudad e impulsar proyectos de colaboración con universidades, empresas y centros de investigación internacionales. Una red impulsada por SciTech DiploHub.

La historia de la innovación es la historia de la movilidad del talento: de Albert Einstein a Sergey Brin. La diáspora se erige en un instrumento esencial de cooperación que nos permitirá crear, innovar y resolver problemas de largo alcance.

Ha llegado la hora de movilizar nuestros conocimientos y capital científico a favor de una estrategia global. Ha llegado la hora de pensar y actuar a lo grande.

¿Te ha gustado este articulo? Compartir

Suscríbete al boletín de El món de demà y recibe cada quince días nuestro sumario de artículos.